¿Estás en bucle?

Vivimos en una sociedad acelerada, el día a día pasa tan rápido que sin darnos a penas cuenta pasamos de las Navidades a Semana Santa, de Semana Santa al verano, del verano a la castañada y volvemos a empezar con las Navidades.

El exceso de información hace que estemos dispersos, no sabemos qué priorizar, además los estímulos exteriores nos indican continuamente que “debemos” cumplir estándares sociales ya establecidos, siendo constante su desarrollo, nuevas normas, nuevas leyes, más limitaciones, cuando en realidad lo que necesitamos es simplicidad, darle valor a lo que realmente lo tiene. Si actuamos con coherencia no serán necesarias esas normas impuestas, no es tan difícil, es laborioso, eso sí y de uno mismo depende avanzar de manera sana y libre por esta vida que nos ha tocado vivir.

Estamos acostumbrados a repetir comportamientos, en pro de satisfacer a nuestro entorno, porque “debemos” hacer lo políticamente correcto y date cuenta de que, ya de buenas a primeras, eso de “políticamente” ya resulta de por sí una imposición, estar de conforme con las leyes o reglas de política. ¿Es normal tener prohibido jugar al dominó o los dados en las terrazas de los bares sevillanos? En Tenerife está prohibido realizar castillos de arena en las playas. En Madrid está prohibido mendigar si tienes perro, si no lo tienes es legal. ¿Encuentras estos ejemplos razonables? A mí me da que pensar que no debemos ser borregos y darle carta blanca a los que han inventado estas absurdeces, como para fiarse… En España dan “permiso” a los 14 años para tener familia propia, pero hasta los 16 años es ilegal trabajar, por lo que ¿cómo la mantienes?

Todos estos factores causan emociones frustrantes y limitante a muchísimos ciudadanos, que entran en conflicto con sus sentimientos versus lo que se espera de ellos. De ahí vienen enfermedades, como la Depresión, que está en auge debido a esta lucha interna y externa.

Aprender a discriminar, a razonar y a darle valor a los propios razonamientos, siempre que estén en coherencia con el resto de los seres vivos, es todo un arte y no estaría de más que se incluyera una asignatura más en las escuelas, “Inteligencia Emocional”, ¿te suena? Si es que sí, me alegro enormemente de que esté ahí leyendo este artículo, eso es que eres una mente despierta. Ya es hora de que salgamos del bucle, que le demos el valor a lo que realmente lo tiene, cuidar a nuestros ancianos, valorar la individualidad de nuestros jóvenes, dar herramientas a los niños para que evolucionen hacia una sociedad más justa, equilibrada y solidaria. No digo que el camino sea fácil, sólo digo que es el camino del reencuentro con la humanidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s