La Magia de los Girasoles

La Naturaleza es sabia

Os voy a explicar algo sobre nuestra amada madre Naturaleza, para que veamos que todo cuanto ocurre es como debe ser.

Los Girasoles, las flores de la soja, la caléndula o el algodón, pertenecen a la familia de las malváceas, esto significa que son plantas que realizan giros durante el día para absorber los beneficios de los rayos solares, a este movimiento se le llama heliotropismo, gracias al cual la planta crece más, un 10% en relación a los girasoles a los que no les da tanto el sol. Al girar de este a oeste (en busca del sol) la planta se sirve de su reloj circadiano interno y de los factores ambientales de su entorno, que actúan sobre las hormonas de crecimiento y potencian su eficiencia energética. Por la noche vuelven a girar en sentido contrario para conservar su posición habitual.

Los girasoles tienen la capacidad de realizar a diario fototropismo, que no es más que el movimiento de orientación en respuesta a un estímulo, la luz solar. Esto es posible gracias a un complejo sistema hidráulico u osmótico en el vástago de la planta joven, cuando el girasol madura deja de moverse porque el crecimiento global se ralentiza y permanecen orientados al este permanentemente ya que, para las plantas más maduras el sol de la mañana les aporta más fuerza y evitando el giro hacia el oeste ahorran energía.

Según un estudio del investigador Hagop Atamian, a los girasoles plantados en macetas se les reduce considerablemente su biomasa. Seleccionó unos girasoles a los que sacó de los campos habituales e introdujo en una cámara de crecimiento interior con luz cenital inmóvil, durante unos días los girasolesrealizaban los mismos movimientos de este a oeste y por la noche regresaban de oeste a su posición habitual, esto pone en manifiesto que las plantas tienen algún tipo de conciencia, reloj biológico o unión con el resto de la Naturaleza.

Y… ¿qué pasa si amanece un día nublado o lluvioso? Ahora viene lo motivador. Cuando el Sol no aparece los girasoles se miran unos a otros, para compartir su energía y conservar su buena salud.

Es más, te voy a explicar una leyenda que circula a raíz de este fantástico dato que te acabo de dar.

Cuenta la leyenda que una hermosa Ninfa de agua llamada Clitia se enamoró de Helios (¿te suena Heliotropismo? Ya sabes de donde viene), Dios del Sol, no obstante Afrodita hizo que Helios se enamorara perdidamente de la hermana de Clitia, la princesa persa Leucothoe. Llena de celos Clitia decide explicarle a su padre que Helios había entrado en la habitación de su hermana Leucothoe, éste estalló en cólera y enterró viva a su hija, Helios trató de salvarla iluminándola con sus rayos sanadores, no obstante no consiguió revivirla y Leucothoe se evaporó germinando sobre su tumba incienso. En ese momento Helios despreció a Clitia por lo que había hecho.

Clitia,  estuvo 9 días y 9 noches pendiente de las entradas y salidas de Helios. Le seguía con la mirada desde su salida de palacio por el este hasta su regreso de los lejanos mares de oeste, sin comer ni dormir, hasta que los dioses se apiadaron de ella y le ayudaron a trasmutar. Echando raíces en el suelo se convirtió en una hermosa planta que, haciendo honor a la fidelidad de su amado cada día seguía al Astro Sol desde que amanece hasta que anochece en penitencia por ser un amor no correspondido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s